Make your own free website on Tripod.com

LA ULTIMA PROFECIA PARA ESTA GENERACION

Extracto tomado de la conferencia:
LA ULTIMA PROFECIA
PARA ESTA GENERACION
por: WILLIAM SOTO SANTIAGO.
2 de febrero de 1997 Santafé de Bogotá, Colombia
Nuestro amado Señor Jesucristo nos dice en San Mateo, capítulo 24, verso 30:
"Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro."
Ahora, la promesa es que será vista la señal del Hijo del Hombre en el cielo. Esta señal es como fue la señal del Hijo del Hombre en el cielo dos mil años atrás, cuando nació Jesucristo allá en Belén de Judea.
Ahora, aquella generación que vivió en el tiempo en que nació Jesús, vean ustedes, vio la señal del Hijo del Hombre en el cielo: la estrella de Belén. Cuando los magos llegaron a la tierra de Israel buscando al Mesías, fueron a Jerusalén, a la capital, porque ellos pensaron: "Se supone que si el Mesías ya nació, conforme a la señal que ha sido vista en el cielo, pues en Jerusalén tienen que tenerlo ya, porque allí está el Trono del Rey y allí está el Templo de Dios, donde el Angel del Pacto, el Señor, ha dicho que vendrá."
¿Y qué fue lo que descubrieron? ¿Qué descubrió el pueblo? Que la Primera Venida del Mesías, cumplida en medio del pueblo hebreo, naciendo en Belén de Judea, los líderes religiosos de la religión hebrea, encabezados por el sumo sacerdote, nada sabían de la Primera Venida del Mesías cumplida en medio de ellos.
La señal del Hijo del Hombre en el cielo para la Segunda Venida de Cristo, para la Venida del Hijo del Hombre, ¿saben ustedes una cosa? Les tengo buenas noticias: ya ha sido vista en el cielo. Ha sido vista en el cielo aunque algunos ni lo sepan todavía. Si no lo sabía, lo va a saber en esta ocasión.

Ha sido vista en la portada de la revista SCIENCE (19/abril/63, Vol. 140, No. 3564) y en la revista LIFE (17/mayo/63, Pag. 112) en donde fue publicada; y fue vista personalmente por miles o millones de personas que estuvieron viendo esa señal en el cielo, en los cielos del territorio del estado de Arizona y de Nuevo México (U.S.A.), y otros lugares hasta donde se vio esa señal. Estaba a una altura de unas 26 millas de alto, y 30 millas de ancho y 50 de largo; estaba a una altura en la cual no hay nubes y en la cual los aviones no vuelan.
Ahora, LA SEÑAL DEL HIJO DEL HOMBRE EN EL CIELO, que también fue un misterio para la ciencia y para todos los gobiernos y para todas las religiones, fue tomada su foto
en febrero 28 de 1963, de las 6 de la tarde en adelante. Ahí está la foto, y dice la revista que es una nube alta, una nube que apareció, alta, en ese círculo, en forma de círculo, y es un círculo misterioso; un misterio esa nube.
Fue formada por siete ángeles que se reunieron con otro ángel allí, a 26 millas de altura, en donde tuvieron una verdadera reunión en la cumbre. Una reunión en la cumbre tuvieron allí los siete ángeles mensajeros, con otro Angel que en el Día Postrero se velaría y se revelaría a través de carne humana en Su Angel Mensajero enviado para dar testimonio de estas cosas que deben suceder pronto en esta generación en la cual nosotros estamos viviendo.
Reverendo WILLIAM MARRION BRANHAM.
Cuando eso estuvo ocurriendo, el reverendo William Marrion Branhamse encontraba en las montañas de Arizona, por Tucson, Arizona, y allí fue arrebatado en Espíritu, para estar con esos ángeles mensajeros de Dios; por cuanto William Marrion Branham era el ángel mensajero de la séptima edad de la Iglesia gentil.
FEBRERO 28 DE 1963 fue el día en que aparecieron siete ángeles mensajeros al precursor de la Segunda Venida de Cristo. Y uno de esos ángeles mensajeros lo arrebató y fue llevado juntamente con los otros ángeles. En cuerpos teofánicos estaban todos, y aun el séptimo ángel mensajero fue en cuerpo teofánico también. Y allí estuvieron reunidos ocho ángeles de Dios.

Ahora, todos allá reunidos, allí estaban completos todos los mensajeros que Dios enviaría a Su Iglesia durante todo el recorrido de la Iglesia del Señor Jesucristo por esta Tierra. Y allí estaba uno de los ángeles, que era muy diferente a los demás, el cual tenía el Séptimo Sello; o sea, el cual tenía para cumplir la Segunda Venida de Cristo, tenía para cumplir la materialización en carne humana de la Segunda Venida de Cristo, para eso ese Angel tenía que venir a la Tierra en carne humana, como habían venido en carne humana los otros ángeles mensajeros. Y el Ministerio de ese Angel Mensajero que era muy diferente a los demás, tenía que surgir en esta Tierra, y tenía que tener una trayectoria ministerial trayendo la Palabra de Dios en forma progresiva.
Ahora, podemos ver que siempre que Dios va a hacer algo en la Tierra, lo muestra en el cielo. Por eso es que Jesucristo dijo que levantaran sus cabezas al cielo cuando vieran estas cosas, estas señales sucediendo en esa generación en la cual tenían que ser cumplidas estas cosas. Y cuando vieran estas cosas sucediendo, las personas están llamadas a entender que ésta es la generación que vería estas cosas.
Ahora, encontramos que luego de este período de tiempo de dos mil años, más o menos, que han transcurrido de Cristo hacia acá, tenemos la última Profecía, la última Profecía para esta generación; que es la Profecía de la Venida de Cristo como el León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo.
Y para poder entender la Segunda Venida de Cristo y Su Obra de Reclamo se requiere que Dios tenga en este planeta Tierra un Profeta Mensajero dispensacional, al cual Dios le dé la revelación de la Segunda Venida de Cristo, y coloque en el corazón, en el alma y en la boca de ese Profeta el Mensaje de la Segunda Venida de Cristo, para dar a conocer el misterio de la Segunda Venida de Cristo.
El Angel Mensajero del Señor Jesucristo es el último Profeta Mensajero dispensacional, es el Profeta de la Dispensación del Reino con el Mensaje del Evangelio del Reino, para con ese Mensaje dar testimonio de todas estas cosas que deben suceder en esta generación.
Por eso es que las palabras de Apocalipsis, capítulo 22 y verso 6, dan testimonio de este Angel Mensajero. Y dice así:
"Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto."

Y para que todos conozcan estas cosas que deben suceder pronto, vean ustedes, el mismo Jesucristo nos dice en Apocalipsis, capítulo 22 y verso 16:
"Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias."
Para dar testimonio de estas cosas. ¿De cuáles cosas? De estas cosas que deben suceder pronto. Para eso El envía Su Angel Mensajero.
Pero vean, con todo y eso, EL ANGEL DEL SEÑOR JESUCRISTO NO ES EL SEÑOR JESUCRISTO. El Angel del Señor Jesucristo es Su instrumento, Su velo de carne, Su Profeta Mensajero para la Dispensación del Reino, para ser el instrumento de Jesucristo a través del cual Jesucristo estará cumpliendo Su Venida y estará cumpliendo todas Sus promesas correspondientes a Su Venida; y así realizar Su Programa como León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo.

HOME